En el mundo de la videncia también existen famosos. Llamamos “videntes famosos” a los personajes televisivos sobre los que todo el mundo habla y casi pueden comprarse en popularidad con grandes artistas. Hay muchos casos en este sentido, como el de Rappel, uno de los primeros videntes que saltó a la fama mediática en los años 80 y comenzó a participar en programas de televisión en horarios de máxima audiencia. Luego, aprovechando ese tirón y esa especie de moda televisiva, aparecieron otros como Aramis Fuster, la Bruja Lola y, últimamente, Sandro Rey. Desde entonces, no es raro ver programas en televisión que cuentan con su sección de horóscopo o, incluso, consultas de videncia en directo.

videntes famosos

Videncia y espectáculo

El participar en programas de televisión de entretenimiento banaliza algo tan serio como es la videncia, don que muchas personas se toman serio: tanto la gente que lo posee como los que creen en él. Esto produce en muchos la sensación de que los tarotistas que se convierten en videntes famosos pierden credibilidad al convertirse en figuras televisivas y pasan a formar parte de un guión (base del espectáculo) que lo enturbia todo.

¿Tienen el don de la videncia los “videntes famosos”?

A partir de aquí, es difícil distinguir entre ficción y realidad; sobre todo en los programas de entretenimiento, donde el éxito de un vidente tiene que ver más bien con su aspecto y con cómo se comunica frente a la cámara que con la veracidad y aciertos en sus predicciones. No se puede afirmar que la clarividencia de los videntes famosos sea errónea pero, al menos, siempre nos queda la duda de: ¿realizan esas predicciones porque quieren realmente ayudar a la gente o porque una actitud determinada vende más y tiene mayor audiencia?

Muchos videntes famosos son expertos en rituales y hechizos mágicos, otros en tarot astrológico, y la mayoría utilizan el tarot de la baraja española.

Nuestros videntes no son famosos pero son reales

Independientemente de las dudas que nos puedan despertar los videntes famosos, lo que sí podemos afirmar sobre nuestros profesionales es que son de verdad. Cuentan con el don de la videncia y han trabajado durante años para mejorarlo

A nuestros videntes, no los encontrarás en importantes programas de televisión ni en otro tipo de espectáculos, sino al otro lado del teléfono, que es donde pueden servirte mejor y ayudarte.

En un primer contacto, notarás que nuestros videntes no buscan el reconocimiento ajeno, todo lo contrario. Emplean su tiempo en mejorar su desarrollo personal y conocimiento sobre lo esotérico para cumplir con la máxima que define la vida de cualquier vidente real: servirte de guía para que encuentres la felicidad y tu propia evolución como persona.